Diario del BAFICI 2013 / Día 02 – Parte II

Voto por la diversidad. Me gusta que en el festival haya mucho y diferente que todos los gustos, edades y profesiones pueden ir a ver algo que les encante. El festival tiene no sé cuántos cientos de películas y de verdad hay tanta variedad que de mirar el catálogo me sube la ansiedad. Una vez cuando recién empezaba a estudiar un profesor nos dijo: “Vayan mucho al BAFICI, vayan a ver cualquier cosa, elijan azarosamente, elijan por el horario que les convenga, por el título, por el director o por lo que quieran pero vean todo lo que puedan”.  Me da bastante vértigo lanzarme al azar así que hago una preselección de todo lo que quiero ver y después, sí, hago un sorteo. Hoy tocaron El crítico y Like someone in love. A veces, como hoy, el azar está de nuestro lado: no pude haber tenido un mejor comienzo de festival.

El crítico (de Hernán Guerschuny)

(copio textual del folleto de programación)

El momento en la vida del crítico de cine Victor Tellez (Rafael Spregelburd) en el que la discusión acerca de cuán mala es la película que acaba de ver -y su grupo de contertulios sacados de una versión de The Big Bang Theory escrita por José Pablo Feinmann- queda de lado al conocer a una mujer (Dolores Fonzi) que se mete en su vida como un torbellino y lo arrastra a vivir en el género cinematográfico maligno por excelencia: la comedia romántica.

La película tiene dos partes bastante claras y diferentes: por un lado está el crítico de cine neurótico, porteño y depresivo. No le gusta ninguna película ni le interesan las pochocleras porque “arruinan el gusto del público”. No cree en la comedia romántica, que le parece previsible y llena de clichés, con una fórmula que se repite de una a otra película y nada más, le resulta no un género menor sino un género despreciable. Esta parte es oscura, está llena de chistes y comentarios intelectualoides. El comienzo de la película es divino: fotos en blanco y negro de Víctor, un off en francés (minutos después él mismo explicará por qué piensa en francés) y jazz sonando de fondo; después una escena larga y muy condensada sobre una función privada de alguna película nacional y algunos críticos robándose medialunas, otros preguntándose por un ignoto que entró en el festival de Berlín, etcétera.

Por otro lado una comedia romántica. Como era de esperar, al crítico de cine oscuro y solitario le llega la chica de sus sueños (a la que ve en cámara lenta, a la que no entiende pero de quien no se puede alejar, a la que le hace tostaditas por la mañana, a la que escucha y abraza) y se sumerge en la comedia romántica de su vida. Esta parte es todo lo ñoño del mundo pero sin dejar de ser nunca una exageración del género (de hecho cuando la ve en cámara lenta el protagonista se pregunta: “¿Por qué estoy viendo en cámara lenta?”).

El crítico va por esos dos caminos, un rato por uno un rato por el otro. Tira todo en la cancha en uno y otro (incluso todos los personajes secundarios funcionan a la perfección), tanto que algunas referencias a películas (o pensadores o teóricos o filósofos) quedan medio en el aire y tanto que la ñoñada de la comedia romántica, si no sos fan del género, te va a parecer bastante pelotudo.

Vale muchísimo la pena. A pesar de tener momentos más logrados que otros, la película nunca pierde el rumbo ni deja de ser una parodia de cualquiera de esos dos munditos en los que se mueve: el crítico de cine es tan oscuro que es gracioso y las ñoñadas de la comedia romántica son tan ñoñas que hacen llorar hasta al corazón más baficero de la sala. La síntesis perfecta de la película es la siguiente: hay un tema de Gilsa reversionado al francés. Si te bancás eso y te parece una buena idea (por lo que sea: porque sos snob, porque te gusta la cumbia, porque te gusta el francés o por curiosidad) la película te va a interesar. Si sos de los que esperan un trabajo sobre el tiempo y el espacio cinematográfico o la estética de la contemporaneidad o la soledad del hombre en un mundo lleno de almas solitarias o alguna cosa profunda de esas, dale next: El crítico te va a parecer tontísima. En la función no mucha gente se rió. No entiendo si les daba vergüenza o si no correspondía reirse tanto o si sigue estando mal vista la comedia en el cine independiente. ¡Aflójense, cinéfilos, la risa es salud!

Like someone in love (de Abbas Kiarostami)

(copio textual del folleto de programación)

Kiarostami se sitúa en Tokio para continuar explorando cómo los roles de ficción y las simulaciones se cuelan en la realidad. Lo que empieza como una relación prostituta-cliente entre una joven estudiante de psicología y un viejo profesor, toma srprendentes derroteros en un espacio de dos días. La conclusión quizá sea una de las más sorprendentes y magistrales jamás vistas dentro del cine iraní.

(ahora agrego yo)

Después de pasar la noche juntos como estaba estipulado, el viejo y la piba se encuentran en algunas situaciones en las que tienen que simular que son abuelo y nieta delante del novio de ella y de la vecina de él.

Durante toda la película pensé que de haber sido una película de Hollywood podría haber sido una gran comedia de enredos. O que podría haber sido un guión de Woody Alen. O que por suerte la prostituta es medio pelotuda y no llego a empatizar del todo con ella porque sino estaría pasándola realmente mal. O que el viejo tiene un poco de cara de chancho y por eso no me da nada de lástima ni me genera cariño. De cualquier modo terminé queriéndolos y terminé entendiendo la relación entre ellos y quise más.

La cosa es así: la solemnidad también puede ser algo bueno. En Like someone in love los personajes están perdidos y un poco desesperados pero por sobre todas las cosas están solos. No extraña para nada que haya química entre la prostitua y el viejo porque de alguna manera los dos necesitaban lo que el otro podía darles.

Dentro de la larga lista de cosas que me gustaron de la película están la música, las actuaciones y la infinidad de planos cerraditos con diálogos muy largos y tensos que ahogan un montón y te hacen mover en la butaca de un lado para otro tratando de descomprimir un poco lo que te está dando la pantalla. Las actuaciones están  perfectas aunque a la puta sufrida uno quiera acogotarla un poco desde la primera escena. Pero igual, dentro de su estúpida personalidad, funciona bien. El viejo es sublime, tiene una cara de cochino un poco tierno que no decide si calentarse con la pendeja o cantarle una canción de cuna.

One thought on “Diario del BAFICI 2013 / Día 02 – Parte II

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s