El BAFICI antes del BAFICI: 3+

AFTERNOON DELIGHT, de Jill Soloway en Panorama

Como si hubieran aceptado un consejo de la mismísima Alesandra Rampolla, una pareja que viene de una larga temporada sin sexo decide ir a un club de strippers para motivarse un poco. La stripper  (Juno Temple) le hace un baile privado a ella, no a él. La stripper es una nena habilidosa, elástica: una criaturita salvaje. Entonces ella –la enorme actriz secundaria Kathryn Hahn, no sabe muy bien por qué ni con qué intenciones, hace lo que muchos otros quisieran: la lleva a vivir a su casa.

Y, por supuesto, se le da vuelta la vida

 

tn-gnp-film-review-no-absolution-in-afternoon-001

 

Por qué hay que verla: Vale la pena sobre todo por la actuación de Kathryn Hahn pero además porque hacía bastante que una película no mostraba tan bien la tensión sexual entre dos personas, el juego de miradas, la incomodidad de los roces involuntarios, los silencios incómodos. De cualquier forma: no es indispensable verla en el cine ni verla en el marco del festival. Es, tranquilamente, una película para casa. Y claro, también podés verla para empezar a despegar a Josh Radnor de Ted Mosby.

GENTE EN SITIOS, de Juan Cavestany en Competencia Vanguardia y Género

Un tipo va a buscar a su hijo al jardín, la directora le pide si lo pueden filmar para la televisión entrando a la sala. El acepta. Le hacen repetir la toma hasta el hartazgo porque siempre, por una cosa o por otra, sale mal.

Dos chorros entran a una casa. Ven la cocina sucia. No pueden soportarlo. Limpian.

Gente en sitios es eso: pequeñas narraciones, a veces un chiste, un poema, un plano, sin ningún tipo de ligazón entre ellas. Son gentes en sitios.

 

Gente en sitios

 

Por qué hay que verla: Es graciosa. Muy graciosa. Estéticamente es un poco polémica: cámara desprolija, pocos recursos, dudosa calidad de imagen. Pero todo eso no importa cuando cada viñeta se convierte en unos minutos memorables y después de un par de horas, cuando ya estás haciendo otra cosa, te acordás del tipo yendo a buscar a su hijo al jardín y te volvés a reir.

GOOD OL’FREDA, de Ryan White en Panorama / Música

Freda es una señora regordeta con ojitos achinados, simpática, madre y abuela, de profesión secretaria. Pero hace muchos, muchos años, Freda no era una secretaria más: era la secretaria de Los Beatles.

Freda habla pausado. No tiene pinta de rocker ni de reventada ni de vieja que está de vuelta. Le sigue importando preservar la intimidad de los músicos. No es chismosa. No se regodea ni hace un show off de su pasado. Es leal, graciosa y muy tierna. Habla, muestra fotos, cuenta anécdotas, otras las oculta.

 

2

 

Por qué hay que verla: Good Ol´Freda no es una película sobre Los Beatles. O sí, pero no es otra película sobre ellos. No es una película sobre excesos ni relaciones turbulentas ni rock and roll pomelo. Es una película sobre la amistad, sobre la lealtad, sobre la familia, sobre el amor. Sensible pero en su acepción más interesante: sin golpes bajos, sin dramas, con una dosis justa de ternura, comedia y melancolía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s