Preguntas mínimas: Nicolás Mavrakis

1382585693-0¿Qué es lo primero que recordás haber visto en cine o televisión?

El recuerdo más primitivo que tengo ante el televisor es el de estar riéndome mirando El show de Benny Hill. Supongo que lo pasarían tarde y supongo que lo miraría bajo algún tipo de supervisión parental. Ahora el humor de Benny Hill debe parecer apto para toda la familia, pero en ese momento había bastante sensualidad femenina a la vista y se lo consideraba como algo picaresco para adultos. El humor visual y las persecuciones a velocidad rápida eran suficiente a los cuatro o cinco años (más tarde escuché que Benny Hill se murió solo delante de su propio televisor, muy triste). Lo primero que me acuerdo de haber visto en el cine es la película de He-Man, también con mi padre y mi hermano en el cine América. Todavía no hubo remake. Admiro el estoicismo paterno necesario para ir a soportar una película así. También imagino que esas películas entre la acción y la fantasía serían más soportables que las películas animadas para kidults que tienen que soportar los padres de ahora.

¿De dónde sacás recomendaciones cuando no sabés qué mirar?

Las recomendaciones sobre qué mirar me las dan mis amigos, mi novia, YouTube y el azar, en orden variable. Pueden ser series o películas, aunque prefiero ver más películas que series. No tengo inconvenientes con los críticos, pero nunca encuentro alguno que pueda superar lo meramente descriptivo. Tal vez en algún medio alguien va más allá de la trama y las referencias y elabora algún “discurso crítico” sobre alguna serie, por ejemplo, pero casi nunca encuentro que se trate de series de estreno, más bien de lo contrario.

¿Qué le recomendarías a alguien que no sabe qué mirar?

Hay tres serias que realmente recuerdo haber disfrutado y visto de manera completa: Spartacus, que es un relato sobre el conocimiento, la camaradería y la justicia, y tiene toda la violencia y todo el sexo gráfico necesario para que no sea más entretenido leerlo que mirarlo. Flight of the Conchords, que vi hace dos años y me pareció realmente genial, y En terapia, incluso en la versión argentina, aunque había visto antes la versión norteamericana. Como programa es el más atípico porque no se basa en nada demasiado visual, simplemente en las palabras. Y sostener el interés audiovisual a partir de nada más que un guión basado en el diálogo y el monólogo… es un desafío interesante y casi nunca insoportable. Después, por supuesto, vi un poco de todo lo que todos conocen. En general, no termino nunca de engancharme. Mirar series, por ejemplo, exige una disciplina y una constancia ante la que casi siempre prefiero otra cosa.

Nicolás Mavrakis es periodista cultural, escritor, crítico, productor de contenidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s