La auto superación es un monstruo grande y pisa fuerte.

El evangelio según Luisiana.