Los mejores recuerdos de una infancia digna deben incluir una casa embrujada.